ALA pide al Gobierno que adopte de forma inmediata un paquete de medidas de apoyo al sector aéreo para mitigar el impacto negativo del COVID-19

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que aglutina cerca de 80 aerolíneas que vuelan en España, incluyendo 9 de las 10 de más tráfico, pide al Gobierno que adopte de forma inmediata un paquete de medidas de apoyo al sector aéreo dado el impacto negativo que está teniendo el COVID-19 en el transporte aéreo, uno de los sectores que está sufriendo con más intensidad las consecuencias de este virus.

La Asociación ha recalcado que en el actual contexto en que viene operando las aerolíneas, se vienen registrando importantes descensos en la demanda de los pasajeros lo que les ha obligado a reajustar su capacidad y, en muchos casos, a dejar en tierra sus aviones, hecho que exige la respuesta inmediata del Gobierno para dar respuesta a esta crítica situación. El pronóstico apunta a esta tendencia en la reserva de asientos a corto plazo, ya que se han cancelado 4.400 vuelos para la segunda quincena de marzo.

Se requieren medidas urgentes para no poner en riesgo los puestos de trabajo de un sector que juega un papel fundamental en la cadena de valor del sector turístico, motor de crecimiento de la economía española y que representa más del 13% del empleo.

Todos recordamos la reciente crisis originada por el cierre de Thomas Cook, que provocó una caída de la conectividad con los archipiélagos y que comportó numerosos reajustes. Una experiencia que debería tomarse como referencia en el tratamiento de esta crisis que afecta con mucha más intensidad al sector turístico en su conjunto.

Las aerolíneas están reaccionando de forma rápida, adaptando sus programas operacionales a la demanda y a las recomendaciones sanitarias de cada región en todo momento. Al mismo tiempo, se están ajustando no sólo la programación, lo que hará inevitable ajustar también las plantillas, ya que las compañías aéreas se están viendo forzadas a tomar medidas extraordinarias para mitigar el impacto de esta crisis tanto en sus operaciones, como en sus resultados financieros a largo plazo”, explica Javier Gándara, presidente de ALA.

Dado este impacto económico del COVID-19 en las compañías aéreas, desde ALA se solicita un conjunto de medidas de apoyo para adoptar cuanto antes que permitan amortiguar las repercusiones del coronavirus en este sector. En cualquier caso, las medidas que se adopten no deberán distorsionar la competencia y deberán estar disponibles para todas las compañías. En concreto solicitamos:

  • Facilitar el aplazamiento de cuotas de la Seguridad Social y del IVA, sin coste de aplazamiento, así como la reducción de los plazos de reembolso de las liquidaciones a devolver del IVA durante, al menos, el periodo temporal en que se mantenga la actual situación de excepcionalidad.
  • Revisión de la normativa de cálculo de los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades para reducir su cuantía alineándolos a la liquidación real y mitigar así el impacto en la caja de las compañías.
  • Creación de líneas de crédito del ICO de rápido acceso y cuantía suficiente, tendentes a resolver los problemas de circulante adecuándolos en plazos a la temporalidad resultante de la actual situación de recesión.
  • Agilización de los reembolsos de la subvención de residentes.
  • Facilitar durante el periodo de excepcionalidad derivado del COVID–19, la implantación de medidas que ayuden a flexibilizar la distribución del trabajo a lo largo del año incluyendo jornada irregular y distribución de disfrute de vacaciones como alternativa preferente, pero no excluyente, a la de la rápida aprobación de expedientes temporales de regulación de empleo, ERTE, derivados de la caída de actividad y de duración temporal ligada al periodo en que se mantenga la excepcional situación existente.
  • Facilitar la optimización de los programas de vuelo (mediante cancelaciones o reducción de capacidad) en toda la red, no solo en los países afectados por el COVID-19, para que se puedan reajustar con más facilidad a la demanda.
  • Flexibilidad en cuanto al pago atrasado sin penalización de las tasas aeroportuarias y de navegación aérea, con bonificación de ellas al menos en las referidas a las tarifas de estacionamiento de larga estancia para los aviones parados obligatoriamente por las cancelaciones debidas al COVID-19.
  • Implementación de las medidas adoptadas por la Unión Europea en España.

El presidente de ALA confía en que se recupere la confianza del consumidor una vez se supere esta situación generada por el COVID-19 que, ha puntualizado, es temporal y transitoria.

Por otra parte, ALA ha acogido favorablemente la decisión de la Comisión Europea de flexibilizar las reglas de asignación de franjas horarias (slots) para que las compañías aéreas no pierdan el horario asignado para operar una ruta en caso de que hayan reducido su actividad a causa del coronavirus, pues se trata de una situación excepcional.

Deja un comentario