ALA pide al Gobierno que flexibilice los reembolsos de los billetes para evitar la quiebra de compañías aéreas

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que aglutina cerca de 80 aerolíneas que operan en España, incluyendo 9 de las 10 de más tráfico, pide al Gobierno que dé facilidades a las compañías aéreas para hacer frente a los reembolsos por las miles de cancelaciones que se están produciendo a causa del COVID-19.

La Asociación pide al Ejecutivo que flexibilice la política de reembolsos y adopte medidas excepcionales en un momento especialmente crítico para el sector aéreo, que atraviesa dificultades de liquidez y cuya viabilidad futura está en riesgo. Una de las alternativas que se propone desde ALA es la devolución de los billetes a través de bonos de viaje (vouchers) como solución para evitar la quiebra por falta de liquidez de muchas compañías y no dejar a los pasajeros sin ningún tipo de compensación. No hay que olvidar que las compañías aéreas son clave para el desarrollo del sector turístico, el 80% de los turistas internacionales vienen a España en avión.

Las continuas restricciones a volar, impuestas desde la Administración por razones de salud pública, han provocado una caída sin precedentes de la demanda. El propio ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, reconoció ayer que se está registrando una reducción “importante” de las operaciones aéreas que va en aumento. Ayer se produjo sin ir más lejos una caída del 63% de las operaciones aéreas -8 puntos porcentuales más que el día anterior-, según datos facilitados en el día de hoy por la secretaria general de Transportes, María José Rallo. Se prevé que la temporada de verano arranque con al menos 7.500 cancelaciones, según la previsión realizada con los datos acumulados entre el 1 y el 15 de marzo.

Esta situación ha obligado a muchas compañías a ajustar su capacidad, su operativa y su plantilla. Muchos operadores, si no la gran mayoría, se han visto obligados a solicitar Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) como única alternativa para garantizar el empleo de estas compañías en el futuro.

Las compañías aéreas están atravesando una situación de asfixia económica como consecuencia de su falta de ingresos y de los gastos adicionales por su inactividad. Y es que dejar de volar conlleva unos cuantiosos costes en concepto de tasas de estacionamiento. Las compañías aéreas tendrán que pagar más de 7 millones de euros al mes por verse obligadas a dejar en tierra sus aviones en España. Entendiendo que AENA también se está viendo seriamente impactada por la caída del tráfico aéreo, ALA pide al Gobierno de España que utilice los cuantiosos dividendos que ha recibido por su 51% de propiedad del operador aeroportuario compensando, en su caso, a AENA por la supresión de estos costes extraordinarios derivados de la paralización de las flotas de las compañías aéreas.

Otros países ya se han movilizado y han salido al rescate del sector aéreo, facilitando ayudas directas al sector, además de bonificaciones temporales de las tasas aeroportuarias, caso último el de Noruega.

En este contexto, se requiere una respuesta del Gobierno a la altura de las circunstancias para no dejar caer un sector que posibilita el 13% del empleo en España generado por el sector turístico. “Necesitamos que se den facilidades a las compañías aéreas en el momento actual para evitar un mal mayor. Si las compañías aéreas se ven obligadas a reembolsar los miles de billetes de esos miles de vuelos cancelados como consecuencia de las restricciones establecidas por el COVID-19 podría desencadenarse la quiebra de muchas de ellas”, ha afirmado Javier Gándara, presidente de ALA.

Deja un comentario