ALA acoge favorablemente la propuesta de la Comisión Europea de no obligar a las compañías aéreas a dejar distancia de seguridad siempre que se usen mascarillas

ALA lamenta la decisión de la Comisión de no flexibilizar la política de reembolsos, lo que podría abocar a muchas compañías aéreas a la quiebra.

Madrid, 13 de mayo de 2020– La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que aglutina cerca de 80 aerolíneas que operan en España, ha acogido favorablemente la propuesta de la Comisión Europea que no obliga a las compañías aéreas a mantener la distancia de seguridad en el avión siempre que el pasajero lleve mascarilla, a lo que ya obliga la regulación en España. De esta propuesta se desprende que los operadores no tendrán que dejar asientos vacíos en su interior para volar seguro.

Las compañías aéreas estamos totalmente comprometidas con la seguridad. La salud y seguridad de nuestros pasajeros y trabajadores es nuestro principal objetivo y con la decisión de la CE se reconocen las particularidades del avión, que es el transporte aéreo más seguro incluso en tiempos del COVID-19”, ha afirmado Javier Gándara, presidente de ALA.

Con el anuncio de hoy, la CE se posiciona en línea con la postura que ha mantenido hasta ahora la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) o países como Francia, que se han adelantado estableciendo que no es necesario eliminar plazas en el avión siempre que se use la mascarilla. Así también se han manifestado expertos como Airbus, que apuntaba que el sistema de circulación de aire en el interior de la cabina, que se renueva cada 2 o 3 minutos y se purifica a través de los filtros HEPA, similares a los que se utilizan en hospitales, con capacidad para eliminar el 99,9% de las partículas como bacterias, hongos o virus del tamaño del coronavirus, hacía innecesario reducir la capacidad en la cabina y apuntaba la conveniencia del uso de mascarillas.

Y es que las características únicas del avión, sumadas a las medidas de seguridad que están reforzando las compañías aéreas con desinfecciones y limpiezas exhaustivas y regulares, entre otras medidas, y el uso de mascarillas, hace innecesario adoptar medidas adicionales como reducir la capacidad en el interior de los aviones.

Desde ALA también se ha acogido favorablemente que se deban establecer medidas de seguridad equivalentes en la salida y llegada basándose en principios compartidos y aceptados mutuamente en origen y destino.

Aunque estamos muy satisfechos por la propuesta de la Comisión Europea en cuanto a seguridad, lamentamos que la CE no se haya avenido a flexibilizar la política de reembolsos de los miles vuelos cancelados, para de esta forma aliviar la situación de asfixia económica en la que se encuentran las compañías aéreas como consecuencia de la crisis sanitaria”, ha señalado Gándara.

Sólo en los meses de marzo, abril y mayo se han registrado más de 280.000 vuelos cancelados. “Afrontar un reembolso de esta magnitud pondrá en una situación muy difícil a muchas compañías. Desde ALA se proponía como alternativa la devolución de los billetes a través de bonos de viaje (vouchers), o ampliar el plazo de reembolso más allá de los 7 días actuales, como soluciones para evitar la quiebra por falta de liquidez de muchas aerolíneas, lo que dejaría a muchos pasajeros sin ningún tipo de compensación”, puntualiza el presidente de ALA.

Deja un comentario