ALA aplaude la decisión de EASA y ECDC de aceptar los test rápidos y asequibles en viajeros internacionales, y urge al Gobierno a no demorar su uso

  • ALA recalca que resulta del todo desproporcionado exigir test PCR para entrar en España cuando estas instituciones cuestionan la eficacia de los test sistemáticos para prevenir la transmisión del virus
  • La Asociación acoge favorablemente las directrices de ECDC y EASA, que ven ineficaces las cuarentenas para prevenir la transmisión del COVID-19
  • ALA pide que se sigan las directrices de estas instituciones que recomiendan una respuesta coordinada y armonizada en la UE para evitar confusión y un efecto disuasorio a viajar

Madrid, 3 de diciembre de 2020. La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), la organización líder del sector en España con el 85% del tráfico aéreo en nuestro país, pide al Gobierno que no demore por más tiempo la implementación de test rápidos y asequibles frente al COVID-19 a los pasajeros que vengan a España desde países de riesgo para facilitar los reencuentros por Navidad. ALA traslada esta petición al Gobierno después de que los máximos órganos de seguridad europea como son el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) admitan la posibilidad de realizar test rápidos y asequibles, como los de antígenos, a los viajeros internacionales para contener la transmisión del virus.

Así se desprende de la guía elaborada por el ECDC y la EASA con recomendaciones a los Estados Miembros a la hora de considerar medidas restrictivas para reducir riesgos de transmisión entre pasajeros de la UE como cuarentenas o la realización de test de COVID-19.

El presidente de ALA, Javier Gándara, recalca que de este informe se concluye que la imposición de test PCR para los viajeros internacionales que quieran entrar en España es una medida “desproporcionada”.

“Los Gobiernos de la UE tienen que eliminar las cuarentenas y demás restricciones y se tiene que generalizar el uso de test rápidos cuanto antes para facilitar las reuniones por Navidad. El informe pone de relieve que los test rápidos y asequibles, como los de antígenos, muestran una elevada capacidad de detección del virus, pues el riesgo de obtener resultados de falsos negativos es mínimo”, afirma el presidente de ALA, Javier Gándara.

Según se desprende de la guía, incluso en el caso de realizar pruebas a los pasajeros con test de bajo rendimiento, las probabilidades de pasar por alto un caso positivo de COVID-19 son del 0,1%.[1]

Además, la AESA y el ECDC ponen de relieve que los casos importados representan una proporción muy pequeña de todos los casos detectados, indicando que los viajeros representan menos del 1% de casos detectados y no contribuyen a la transmisión del virus, lo que hace aún más injustificado la exigencia de test PCR para entrar en España, con un elevado coste que puede desalentar a viajar, cuando además en nuestro país desde el 11 de mayo solamente cerca de un 0,3% de los casos de Covid-19 diagnosticados han sido importados de otro país, según la última actualización del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias con respecto a la situación del Covid-19 en España.

En este sentido, el presidente de ALA recalca que “los viajeros no deben ser considerados una población de alto riesgo ni tratados como contactos de casos de COVID-19”, por lo que no se entendería que se demore por más tiempo la admisión de test rápidos.

Exención de test COVID-19 a los menores de 2 años

La Asociación pide asimismo al Gobierno que exima de la realización cualquier tipo de test de COVID-19 para viajar a los niños menores de 2 años y a los pasajeros que viajan por períodos cortos (con un retorno previsto en un plazo de 72 horas), tal y como proponen la EASA y el ECDC.

Por otra parte, ALA ha insistido en la necesidad de adoptar una respuesta coordinada entre los distintos países de la Unión pues, tal y como ponen de relieve tanto la EASA como el ECDC, la falta de armonización en las políticas nacionales de prevención del COVID-19 en el transporte aéreo están causando confusión y tienen un efecto disuasorio en los viajes.

[1] Este es resultado de falsos negativos de COVID-19 entre el grupo objeto de testeo de 20.000 viajeros que pasan a diario por un aeropuerto en la UE, con una prevalencia del 0,5%. Se entiende por prevalencia: la proporción de la población con una enfermedad en un punto o período específico en relación con la carga de enfermedad expresada como porcentaje o tasa con la población total como denominador.

Deja un comentario