El sector aéreo regresa a niveles prepandemia este invierno, pero sitúa la recuperación entre 2023-2024

  • ALA pide levantar restricciones a nivel global y criterios comunes para afianzar la recuperación de los viajes internacionales y del sector
  • La asociación alerta de una posible congestión del espacio aéreo y los controles de pasaportes con la apertura de fronteras y la reactivación de los viajes desde terceros países

Madrid, 22 de octubre de 2021. La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), organización líder del sector en España con el 85% del tráfico aéreo, ha adelantado hoy las perspectivas para este invierno. Con el levantamiento de gran parte de las restricciones y los altos índices de vacunación, los datos para la temporada de invierno invitan al optimismo, ya que reflejan el inicio de la recuperación del sector aéreo con la programación de 672.000 vuelos desde octubre de 2021 a marzo de 2022. Esta cifra supera en un 1,9% los niveles de la temporada de invierno de 2019, animada principalmente por los flujos a Canarias y Baleares.

Sin embargo, desde ALA se han mostrado hoy cautos al hablar de recuperación, ya que aunque la tendencia iniciada en verano se mantiene para esta temporada de invierno, desde el sector no se espera una normalización de los vuelos hasta 2023 o 2024. “La recuperación total de los tráficos internacionales y del segmento de viajes de negocios será clave para consolidar el sector y volver a la velocidad de crucero de antes de la pandemia”, ha señalado Javier Gándara, presidente de ALA, durante su comparecencia.

La vuelta a niveles de 2019 este invierno apuntala la buena tendencia iniciada este verano, cuando entre abril y septiembre, ambos incluidos, se recuperaron un promedio del 58% de vuelos respecto al mismo período de 2019, y algo menos de pasajeros, un 42% de los niveles prepandemia.

“Estamos en el inicio de la recuperación. La tendencia es buena, con un invierno con unos niveles de capacidad previos a la pandemia, lo que nos hace confiar en que la recuperación se empiece a consolidar en 2002, pero será lenta”, afirma el presidente de ALA.

Aunque la tendencia es buena, Gándara hace un llamamiento a la cautela, porque no hay certezas sobre el comportamiento de la demanda en los próximos meses. En este sentido, ha apuntado que si se analizan los 9 primeros meses de este año se extrae la conclusión de que el sector aéreo no acabará de levantar el vuelo este año. Hasta finales de septiembre se han reactivado el 51% de vuelos comerciales respecto al mismo periodo de 2019, mientras que tan sólo se han recuperado el 36% de pasajeros.

Abrir fronteras y criterios comunes para consolidar la recuperación

Para favorecer esta recuperación, el presidente de ALA ha pedido que se levanten las restricciones a nivel global y que se establezcan criterios comunes para viajar. “Se tiene que establecer un reconocimiento mutuo de los requisitos que se establezcan para viajar”, ha incidido Gándara.

En este sentido, el presidente de ALA ha apuntado que ya empieza a vislumbrarse la recuperación de los tráficos intercontinentales, animados por la reapertura de algunos países como EE.UU., a partir del 8 de noviembre. La relajación de restricciones de Reino Unido también ha contribuido a la mejora de los tráficos internacionales, y los viajes de negocios empiezan a levantar el vuelo, aunque por ahora más a nivel internacional.

Amenazas de congestión del tráfico aéreo y en los controles de pasaportes

Por otro lado, desde ALA se advierte de que si no se adoptan medidas podrían reproducirse los problemas de congestión en el tráfico aéreo europeo registrados en el pasado a medida que se vaya recuperando los flujos de la prepandemia, con el consiguiente perjuicio para compañías aéreas y pasajeros. En este sentido, Gándara ha apuntado que este pasado verano ya se han producido retrasos achacables a la gestión del tráfico aéreo en Europa, pese al menor número de vuelos. Por ello, ha emplazado al Gobierno a urgir al resto de Estados de la UE a implementar cuanto antes el Cielo Único Europeo para posibilitar trayectos más directos, más cortos y con menos emisiones de CO2.

Finalmente, Gándara ha incidido en la petición al Ministerio de Interior de que se incremente la dotación de Policía Nacional en los controles de pasaportes de aquellos aeropuertos con mayor densidad de tráfico internacional. Esta petición pretende así dar solución a la congestión que se ha registrado este verano por el aumento del flujo de pasajeros internacionales en aeropuertos de Málaga, Sevilla, Ibiza, Tenerife Sur, Alicante o Madrid, entre otros. Además, las nuevas medidas migratorias con Reino Unido tras el Brexit están provocando también saturación en los controles, situación que se hará más acuciante según se vayan abriendo los tráficos con nuevos países extra-comunitarios.

Deja un comentario